Granjas verticales

Read this post in English

¿La nueva revolución verde sucederá en las ciudades?

Existen dos principales razones para explicar el creciente interés en la agricultura urbana. Una de ellas es la creciente preocupación que muchos individuos sienten sobre los impactos en la salud y en el medio ambiente de la agricultura industrial. La agricultura urbana también está creciendo porque se está convirtiendo en una estrategia de adaptación al cambio climático y una medida necesaria para la asegurar la provisión de alimentos a nivel global. Los proyectos de agricultura urbana se están reproduciendo en el mundo entero, ya que también ofrecen una alternativa para el crecimiento económico y el empleo (por ejemplo, Kenia).

En los Estados Unidos, la agricultura urbana toma diferentes formas. La manera más creativa de agricultura urbana que he leído es la “granja vertical“, que se basa en métodos hidropónicos para cultivar. La hidroponía es un método de cultivo usando soluciones minerales que contienen nutrientes en el agua, y no necesita tierra.

A medida que la población urbana crece y las tazas de deforestación aumentan como consecuencia de la expansión agrícola, la hidroponía se presenta como una alternativa atractiva para resolver los problemas ambientales. Los cultivos hidropónicos ofrecen dos principales ventajas. La primera es que no necesitan de tierra, por lo tanto disminuye los incentivos que se tienen para la expansión agrícola. La segunda ventaja es que ya que se debe de cultivar en casa de invernadero, se logra mantener la misma temperatura durante todo el año. Esto podría estabilizar la producción y por ende estabilizar precios. La hidroponía reduce la necesidad de usar tierra para cultivar en un 75% o más, y el uso del agua en un 90%. Los nutrientes que se usan para los cultivos se reciclan, por lo tanto la contaminación disminuye mucho. El uso de herbicidas es inexistente y pesticidas requeridos son los aerosoles naturales vegetales y las barreras (ver referencia).

El microbiólogo Dr. Dickson Despommier, de la Universidad de Columbia, es uno de los principales desarrolladores y promotores de la idea de “granjas verticales”. Las granjas verticales no existen todavía, porque necesitan de una inversión inicial muy alta (el diseño del edificio, con nuevas tecnologías y su mantenimiento tiene un gran costo). Despommier estima que una granja costaría de $ 20 millones a $ 30 millones, pero no hay ninguna investigación oficial sobre el tema (su estimación es probablemente menor que el costo real).

Los partidarios de la agricultura vertical declaran que los beneficios de esta tecnología en el medio ambiente y la economía son muy importantes. Una ventaja de las granjas verticales es que reducen los costos de transporte de alimentos, ayudando a reducir la contaminación. Sin embargo, la reducción de los costos de transporte muy importante. Más que nada, no ayudará a compensar la contaminación y el costo del mantenimiento que necesita una granja vertical. El mantenimiento de temperaturas y condiciones favorables de luz durante todo el año require mucho energía. Es probable que esta energía emita cantidades más grandes de gases de a efecto invernadero.

Otra de las ventajas que los partidarios de la agricultura vertical reclaman es centralizando la producción agrícola en las ciudades permitirá que la demanda de tierra para cultivar disminuya. Las selvas tropicales y los ecosistemas naturales que están siendo talados para la agricultura disminuirá y muchos de los ecosistemas serán restaurados. Sin embargo, en los EE.UU y en otros países la mayor parte de la superficie agrícola está dedicada a la producción masiva de unos cuantos granos (como el maíz y el trigo), las granjas verticales no son una gran competencia y por ende no reducirán significativamente la deforestación en los países desarrollados o en desarrollo.

La creación de un huerto hidropónico puede ser una herramienta muy útil para aumentar la seguridad alimentaria, ya que no depende de las condiciones climáticas. Además, sólo hace uso de agua y de plástico. Creo que las ventajas del huerto hidropónico aumentarán a medida que el cambio climático empeore la productividad en el campo. Si la fertilidad de los suelos sigue empeorando y las temperaturas cambian de una manera muy radical, la agricultura hidropónica se convertirá en la mejor alternativa.

La granja vertical es un ejemplo interesante de alternativas a la agricultura tradicional. Como se mencionó anteriormente, el proyecto de granja vertical podría representar algunas ventajas para el medio ambiente, pero están siendo exageradas por sus partidarios (como la reducción de los costos de transporte y de la deforestación) ya que no analizan los grandes problemas de nuestro sistema alimentario. Los impactos positivos de la agricultura vertical en la ciudad dependerá también de lo que está sucediendo afuera de las ciudades, en las zonas agrícolas rurales. Si la mayor parte de las tierra de nuestro país se cultivan de manera insostenible, el impacto positivo de las granjas verticales no será tan grande. A pesar de que nuestro conocimiento tecnológico nos permitirá ser menos dependientes de los cambios de clima, para aprovechar al máximo de los beneficios de las granjas urbanas es importante pensar también en lo que está sucediendo en el conjunto del sistema alimentario.

Julia Naime (@julianasah) es Asistente a la Investigación y Programas del SISGI Group. Es estudiante de Economía en New York University. Durante su pasantía en el SISGI Group, investigará sobre Desarollo rural, Problemas ambientales y Economía internacional 

 

 

 

 

 

 

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*