Mar 16

Mujeres Rurales:hacia el desarrollo sustentable

En las últimas dos semanas las Naciones Unidas celebró la Comisión sobre la Condición de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés). La CSW es un cuerpo de gobierno dedicado exclusivamente a los derechos de la mujer y la igualdad de género. Esta comisión se reúne anualmente durante 10 días hábiles. El principal resultado de la comisión es el acuerdo común de los miembros (45 países con representación equitativa de cada región del mundo) en un tema prioritario específico. La conclusión contiene una lista de las mejores prácticas y recomendaciones a los gobiernos para promover a la mujer y la igualdad de género. También se alienta al sector privado y a la sociedad civil para actuar a nivel local, nacional y mundial.

Este año, el tema central ha sido la emancipación y revaloración de las mujeres rurales. Siendo un estudiante interesada en el desarrollo rural, estuve feliz al enterarme que ese sería el tema central de la CSW. Sin embargo, me pregunté por qué, en un mundo donde el 50% de la población vive en ciudades (y se espera que la fracción de la población urbana continúe creciendo), sigue siendo esencial considerar a las mujeres rurales como una prioridad.

Por un lado, parece natural que se centren en las mujeres rurales debido a que la agricultura es un importante sector en muchas partes del mundo, particularmente en el África subsahariana y Asia meridional (en el África subsahariana la agricultura ocupa alrededor del 60% para los hombres y las mujeres, en el sur de Asia la participación de las mujeres en el sector agrícola es del 60%). Por otro lado, la participación femenina en la fuerza laboral agrícola sigue aumentando, debido al aumento de las migraciones de los hombres a las zonas urbanas. Es por esto que las mujeres rurales siguen siendo los actores principales de nuestra economía global.

Las mujeres rurales tienen un potencial económico y social que es a menudo subestimado por el sector público y privado. En el camino hacia la sostenibilidad, las mujeres rurales tienen un papel importante que desempeñar. En particular, capacitar y emancipar a las mujeres rurales, crea la posibilidad de aumentar la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

Me parece que esto no será una tarea fácil. La educación es la primera dificultad a superar. La emancipación de las mujeres debe venir desde la base. Las mujeres deben ser conscientes de las desigualdades que viven y deben ser ellas mismas las que exigen más derechos. En mi experiencia, a menudo las mujeres rurales no son conscientes del importante papel que desempeñan en la sociedad: el aumento de su conciencia en un paso fundamental para su emancipación.

Además de la educación (un requisito para que las mujeres sean conscientes de su potencial), en las zonas rurales las mujeres deberían tener más poder en los procesos de toma de decisiones. Esto es porque la brecha de género en las zonas rurales es muy importante. En la mayoría de los países, la repartición de títulos de propiedad entre hombres y mujeres no es equitativa. Por ejemplo, aunque más mujeres que hombres trabajan la tierra en el África subsahariana, los hombres poseen el 80% de la tierra. Esto se debe en parte, porque muchas sociedades, las leyes y tradiciones impiden el acceso de las mujeres para que sean de heredar la tierra (y la superación de este obstáculo será necesario la educación). El hecho que las mujeres no tengan derechos de propiedad no sólo es injusto sino que también es económicamente insostenible. Ellas son los principales trabajadoras de una parcela de tierra, ellas son las que saben cómo maximizar la productividad y por lo tanto saben cómo mejor administrar las propiedades. Además, estoy convencida de que en muchas poblaciones indígenas de los conocimientos sobre la agricultura y los ciclos naturales se transfiere entre las mujeres, de generación en generación. Ya que las mujeres tienen un conocimiento especial de su tierra, es aún más importante que se conviertan en parte de los procesos de toma de decisiones (por ejemplo, qué producir y cuándo).

Finalmente, las mujeres carecen de acceso a los recursos económicos adecuados. Muchas veces, las mujeres no tienen acceso a los recursos apropiados para mantener su negocio y sus puestos de trabajo. Investigaciones muestran que la diferencia de productividad que existe entre los hombres y mujeres no existe porque las mujeres están menos capacitadas, sino porque tienen menos acceso a insumos tales como semillas mejoradas, fertilizantes y equipos.

Creo que la emancipación de las mujeres rurales será un elemento esencial, así como paso necesario, hacia el desarrollo sostenible. Para ello, tenemos que disminuir la brecha de género que existe en las áreas que he mencionado anteriormente. La seguridad alimentaria y la mitigación de la pobreza es una prioridad para los gobiernos y organizaciones internacionales. Es hora de darse cuenta de que el desarrollo rural, enfocado en las mujeres rurales, es una necesidad para lograr la salud y funcionamiento de nuestra sociedad. El hecho de que la CSW se centró en las mujeres rurales es un beneficio, pero la discusión debe conducir a una implementación de las soluciones.

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*